Portada » Blog » ¿Cómo saber si mi perro esta enfermo?

¿Cómo saber si mi perro esta enfermo?

Imagino que alguna vez en tu vida te has preguntado si tu perro está enfermo.Desgraciadamente, en contraste a los humanos, los perros no pueden decir con palabras cuando se sienten mal o bien cuando les duele algo. 

 Tu perro usa su cuerpo para comunicarse contigo, desde las orejas hasta la cola. Incluso existen ensayos donde se prueba que los distintos movimientos de la cola de un can revelan señales diferentes. Por eso es indispensable estar atento para que puedas detectar si tu perro está enfermo.

Por eso, como dueños responsables de mascotas, debemos conocer las señales de advertencia, pequeños indicadores que sugieren que nuestros amigos de cuatro patas se sienten un poco mal.

Si bien, por supuesto, las vacunas y las revisiones del veterinario son esenciales, vale la pena estar atento entre las visitas para asegurarse de que cualquier fase temprana de una enfermedad se pueda advertir rápidamente.

Al pasar tiempo con nuestras mascotas deberíamos estar más atentos a lo que intentan decirnos o bien advertir algún síntoma que pueda ser indicio de una enfermedad.

Después de todo, la clave para una rápida recuperación (y para evitar un gran gasto en el veterinario) es percatarse de que hay un inconveniente a la mayor brevedad.

Sin embargo, a menudo puede ser complicado saber a qué atenerse.

Desde cambios en el apetito hasta una disminución de la actividad, en el presente artículo, ofrecemos una visión general de los diez síntomas caninos más frecuentes que indican que su amigo canino no se encuentra bien y podría precisar una visita al veterinario.

¿Que sintomas puede tener un perro enfermo?

Problemas Digestivos

A pesar de ser una cosa obvia. Los síntomas más evidentes de que algo va mal en tu mascota son los vómitos y la diarrea.

Pero antes de dar la voz de alarma, es importante saber que es normal  que estos incidentes suceden de manera aislada.

La mayor parte de los veterinarios tienen acceso a un equipo de ultrasonido, por lo que pueden revisar rápidamente si hay algún inconveniente interno.

Estos síntomas no son infrecuentes para los perros si han comido algo que no les sienta bien. Pero los problemas continuos pueden indicar algo más grave.

Los vómitos persistentes son preocupantes, puesto que pueden conducir a la deshidratación si no se tratan y pueden ser un signo de una enfermedad más grave.

La diarrea, especialmente la que presenta sangre o bien mucosidad, ha de ser revisada por el veterinario. Lo mejor consultar con su veterinario si es preciso recoger una muestra para que la analice, ya que puede haber muchas causas, como enfermedades infecciosas y parasitarias, como afecciones más graves, como el cáncer.

Bultos Y Protuberancias

Conforme los perros envejecen, aumenta la probabilidad de que aparezcan depósitos de grasa y otros bultos benignos, pero algunos de ellos pueden ser malignos (cancerosos), con lo que merece la pena adoptar el enfoque de “más vale prevenir que lamentar”.

Los bultos y abscesos pueden tener muchas causas. El veterinario examinará al perro y puede aconsejar una biopsia y una investigación más profunda antes de la extirpación. Algunas veces es necesario enviar el bulto a un análisis para identificar el origen del bulto.

Un letargo inusual en su perro puede apuntar que algo pasa, lo mejor es asistir al veterinario.

Diminución de la Energía

Si tu cachorro suele ser un rayo de energía, pero ahora está inusualmente cansado y desinteresado en los juegos, es una señal probable de que está enfermo.

Del mismo modo que nosotros, las mascotas  pueden tener “días malos” en los que no parecen ser ellos mismos.

Pero si esta actitud es constante, lo mejor es asegurarse de visitar al veterinario, para que pueda examinar a su mascota en busca de procesos de enfermedad subyacentes y realizar pruebas que puedan identificar una causa.

Problemas Respiratorios

¿Tu perro tiene tos, silbidos en el pecho o bien secreciones nasales? Todo ello indica que se trata de un problema respiratorio que puede ir desde un simple resfriado hasta una gripe canina.

Pueden ser signos de muchos procesos patológicos, como enfermedades infecciosas, infecciones respiratorias, enfermedades cardíacas o bien otros inconvenientes estructurales de la garganta y las vías respiratorias.

Tu veterinario debe examinar a tu mascota y decidirá si es necesario la toma de radiografías y la realización de más pruebas para diagnosticar la enfermedad.

Las investigaciones sugieren que los perros no pueden contraer el coronavirus, pero la tos podría ser un síntoma de otra cosa.

Demasiada Sed

¿Tu perro ahora tiene sed insaciable? Si no es un día caluroso, entonces una sed recién descubierta puede señalar potencialmente una fiebre, un inconveniente hormonal o un problema nefrítico.

Tanto la sed como la micción excesiva son síntomas de muchos procesos patológicos, como las enfermedades renales y la diabetes.

Pueden aparecer otros signos, como cambios en el hambre y pérdida de peso, con lo que asegúrese de informar a su veterinario para saber si tu perro está enfermo.

Falta de Apetito

Si su perro no come y peor aún rechaza recibir algún premio, es un enorme indicador de que algo va mal.

No comer durante más de veinticuatro horas puede ser el único signo que notes, pero es un motivo de preocupación, sobre todo en mascotas que normalmente comen bien.

Es preciso acudir de forma rápida al veterinario para investigar la causa.

La deshidratación en los perros puede ser grave, los veterinarios pueden decidir administrar líquidos por vía intravenosa de ser necesario.

Problemas para ir al Baño

Si tu perrito, que es bien educado está haciendo sus necesidades en casa o bien tiene dificultades para ir al baño, probablemente sea el instante de sacar cita con el tu veterinario de confianza.

Cualquier cambio en la capacidad de tu mascota para orinar o evacuar es motivo de preocupación. Los cambios en el color, el flujo o el sitio en el que su mascota acostumbra a orinar justifican que su veterinario los investigue. Las causas pueden ser cálculos en la vejiga, infecciones del tracto urinario y enfermedades de la próstata.

Dificultad para Caminar

La cojera de los perros puede ser consecuencia de una lesión o de una enfermedad, y entre estas últimas se encuentran las afecciones crónicas o degenerantes, como la artrosis.

La cojera o bien la dificultad para pasear son signos que han de ser investigados por el veterinario.

Las causas pueden ser fracturas, artritis, cáncer, enfermedad del disco vertebral, parálisis por garrapatas y otras muchas afecciones.

En el caso de duda, llama al veterinario de tu cachorro para que te recomiende un tratamiento.

Comezón Excesiva

¿Tu amigo de cuatro patas tiene un picor que no puede rascarse?

Ya sea una alergia, una infección o un parásito, para aplicar un tratamiento es necesario identificar la causa que lo produce.

Puede ser un signo de muchos procesos patológicos, como alergias, enfermedades parasitarias -incluidas pulgas y ácaros- y también infecciones cutáneas.

Mientras más pronto se diagnostique y se trate, menos probable será que la mascota desarrolle enfermedades crónicas más bastante difíciles de tratar.

Aliento Desagradable

El mal aliento del perro no solo es incómodo para ti y tu familia, sino asimismo puede ser un síntoma de una enfermedad latente.

El mal aliento puede ser un signo de enfermedad dental, que es extremadamente común en las mascotas, o bien de otros procesos patológicos como un cuerpo extraño o bien dificultades diabéticas.

Del mismo modo que nosotros, las mascotas precisan revisiones dentales preventivas y un programa de cuidados bucales. Sus veterinarios le recomendarán si su mascota requiere un procedimiento dental para asegurarse de que sus dientes no son una fuente de dolor y también infección, lo que puede afectar a su calidad de vida.

¿Cómo saber si mi perro esta enfermo?

Si llegaras a detectar uno de estos síntomas es importante que te contactes con tu veterinario de confianza, es importante saber a tiempo cuando tu perro está enfermo. Nunca mediques por tu cuenta a tus perritos, porque puedes hacerle más daño que la propia enfermedad.